Slide background
Slide background
Slide background
Slide background

Historia de la Cofradía

01-Cuadro San Vicente Ferrer. Alonso Cano

SIGLO XV

1412.- Según la tradición el dominico valenciano San Vicente Ferrer figura como impulsor de la primitiva Cofradía de Dolores y Angustias durante la predicación que le trajo a Zamora en 1412 para forzar la conversión de su numerosa aljama. Este origen legendario pudiera ser cierto para la difusión de la devoción, en torno a la cual debió organizarse la Cofradía de las Angustias que, al igual que las de la Cruz, era de disciplina. Así figura bordado en letras de oro en el actual estandarte de la Cofradía.

SIGLO XVI
1550.- Un incendio destruye el importante archivo documental borrando cualquier indicio fundacional de la misma.
1579.- Se confirma la existencia de la Cofradía con abundante documentación, radicada en la iglesia de san Vicente, a partir de este año.
1586.- La Cofradía poseía, además del paso insignia, al menos un grupo escultórico de bastidor: Cristo entre dos ladrones, la Virgen, san Juan y la Magdalena.
1581.- Se inician los trámites para la edificación de una capilla para dar culto a sus imágenes y una sala en la que poder celebrar sus cabildos y curar a sus cofrades en un huerto próximo a la iglesia parroquial de san Vicente.

07-CUADRO DISCIPLINANTES. GOYA
SIGLO XVII
1602.- Se venden los suelos y solares de la futura capilla en construcción a la fábrica de la parroquia para poder afrontar la construcción y remate de la obra; se encargó entonces de concluirla Doña Francisca de Velázquez, viuda de Juan de Zamora, con el derecho de enterrar en ella a sus familiares, poder colocar sus escudos de armas e inscripciones conmemorativas y fundar a propósito una memoria. Se establece el patronato de la familia de los Velázquez.
1603.- Se tiene noticia de que su número ascendía a 130 hermanos.
1604.- La capilla, según José Navarro Talegón, estaba ya terminada en 1604, contribuyendo a su ornato la Cofradía con la hechura del camarín, retablo y lámpara.

1608.- Se termina la construcción de la capilla de los Dolores para la imagen de la Virgen.

76-FOTO ANTIGUA SAN VICENTE

1649.- Según las ordenanzas de ese año, la procesión de entonces sería así: El Viernes Santo a las 2 de la tarde en la Iglesia de san Vicente se disponía el paso para la predicación del sermón de la Soledad, Angustias y Dolores de la Virgen Madre de Dios, acompañándola los cofrades en la escenificación del pasaje evangélico del Descendimiento de Cristo. Al terminar, los vicarios recorrían la ciudad convocando a los hermanos para que fueran a la capilla a las 8 de la tarde para oír, antes de salir en procesión, la plática de disciplinantes. Encabezaba la carrera el estandarte del Cristo Crucificado al que seguían las otras insignias entre las que iban los cofrades, unos alumbrando con su cera y otros disciplinándose (600 hachas blancas y más de 50 flagelantes); le seguía san Vicente Ferrer propiedad del fundador de la capilla y a continuación iban otras siete, todas ellas de la parroquia donadas por varios devotos: Cristo Atado a la Columna, Ecce Homo, La Verónica, Nazareno con la Cruz a Cuestas, Crucificado entre los dos ladrones, Nuestra Señora de las Angustias y La Soledad con siete espadas en el pecho. No sabemos como eran, pero probablemente eran de bulto según documentación estudiada por Navarro Talegón. Partían de la capilla, bajaban el Riego, subiendo hacia Renova hasta la iglesia de san Ildefonso, entrando por una puerta, adoraban los Santos Cuerpos y salían por la otras, bajando san Simón y santa Lucía para por Zapatería subir Balborraz, Plaza Mayor, calle del Mesón de la Alhóndiga y entrando en san Vicente por la puerta principal. Una vez dentro, en una habitación de la capilla destinada al efecto los disciplinantes se despojaban de las túnicas y se le limpiaban las heridas de la procesión.
1698.- La deficiente cimentación y endeblez de sus muros, únicos elementos arquitectónicos aprovechables de lo edificado por la cofradía, obligaron a reedificar la capilla, siendo la estructura que actualmente podemos admirar.
descendimiento
SIGLO XVIII
1775.- El Sermón del Descendimiento que celebraba la Cofradía, pasará a dedicarse a la Soledad por coincidir aquél con el que celebra la Cofradía del Santo Entierro, tras un pleito mantenido con esta última Cofradía.
1794.- Se procede a una reorganización que supone la aprobación canónica de unos nuevos Estatutos coincidiendo con la crisis que sufren todas cofradías, agravada en este caso por la prohibición de la disciplina pública.

SIGLO XIX
1865.- Una nueva reorganización se llevó a efecto, y costaba por entonces el ingreso en la Cofradía 44 reales, de lo que se tiene constancia documental.
1870.- Disolución de la Cofradía. El Vizconde de Garci-Grande quiere delegar su derecho de llevar el estandarte en la procesión, la Cofradía se opone y planteado-pleito se disolvió la Cofradía, cuando el vizconde traslada la antigua imagen a su capilla funeraria en la Iglesia Parroquial de El Perdigón. Desde entonces el párroco titular de San Vicente organizó la procesión.
1879.- Los hermanos de la extinta Cofradía, junto con el párroco de San Vicente, contratan en 1879 la hechura de la nueva imagen a D. Ramón Álvarez y organizan su salida procesional como el cortejo más popular y numeroso del momento y fue nombrado custodio de la imagen realizada por Ramón Álvarez.A las 8 de la tarde comienza el Sermón de Nuestra Madre en la iglesia de san Vicente. Concluida la plática, multitud de mujeres y hombre con hachas encendidas acompañaba a las imágenes de san Vicente Ferrer, Nuestra Madre de las Angustias y la Virgen de las Espadas, por la calle del Riego, San Torcuato, Renova, Rúa, Plaza de los Ciento, volviendo por Corral de Campanas, Santo Domingo, Pizarro, Santa Lucía, Balborraz y Plaza Mayor, para regresar a san Vicente a las 11 y media de la noche. La carga del paso de Nuestra Madre se disputa entre los miembros de las familias más destacadas de Zamora. Dentro del templo, los pasos interpretan una danza al compás de una marcha fúnebre, costumbre perdida por el paso de los años y antecedente más claro del actual baile del Cinco de Copas.
48-FOTO ANTIGUA NUESTRA MADRE

55-Foto antigua retorno al Sepulcro
SIGLO XX
1927.- Refundación de la Cofradía. Se estrena el grupo escultórico de Ramón Núñez “El retorno del Sepulcro”, encargado por la Junta de Fomento de Semana Santa para la refundación de la Cofradía. Hasta este año la procesión, en cortejo popular, hacía su recorrido hacia la Catedral, retornando por el arco de Santo Domingo. El párroco D. Manuel Boizas con un grupo de semanasantistas zamoranos reorganizan la Cofradía de las Angustias sobre nuevos estatutos, estructura con su carácter de Cofradía mixta, con sección de hombres y de señoras. Las hermanas acceden al templo por la puerta Sur, los hombres por la capilla de santa Teresa. A las nueve de la noche del viernes Santo, 510 damas y 146 hombres asisten a la procesión que parte de san Vicente y trascurre por la calle del Riego, San Torcuato, Sagasta, Renova, Rúas de los Francos y de los Notarios, Obispo Manso, Arias Gonzalo y santo Domingo, entrando en la iglesia de san Ildefonso donde se pronuncia el sermón de la Soledad, para continuar por la Rúa, San Andrés, calle Viriato, Renova , Plaza Mayor y Malconinado, para reintegrarse en el templo de partida. Un piquete de la Guardia Civil montada abre la procesión. EL Barandales y la Cruz Parroquial preceden a dos largas filas de damas de luto y hermanos de túnica. El Retorno del Sepulcro desfila entre los pasos de Nuestra Madre y la Virgen de las Espadas. Como era habitual, fachadas y balcones se iluminaban al paso de la procesión. La refundación de la cofradía significa un éxito de participación y organización sin precedentes.

1930.- La procesión altera su itinerario. La estación se realiza en la catedral, donde el Obispo Manuel Arce Ochotorena predica el sermón.
1932.- La procesión se celebra en el interior del templo sin salir a la calle ante la entrada en vigor de las nuevas leyes de la II República.
1935.- Se vuelve a cambiar el itinerario dejando de ir a la Catedral y haciendo recorrido por Santa Clara.
1949.- El grupo Retorno del sepulcro de Ramón Núñez deja de salir en 1949.
1951.- Igualmente la imagen de san Vicente (“san Vicentico”) y la de la Virgen de las Espadas no desfilan desde 1951.
1954.- Asisten a la procesión los Vizcondes de Garcigrande, presidiéndola, imponiéndoles la medalla de la cofradía.
1958.- El camarín de Nuestra Madre se restaura en 1958, siendo inaugurado en septiembre por el Sr. Obispo, asistiendo autoridades, representaciones zamoranas, el Vizconde de Garci-Grande, la Cofradía en pleno al solemne acto.


SIGLO XXI
2004.- Última y ansiada reforma de los estatutos, equiparando en igualdad de derechos a hermanos y hermanas, pudiendo desfilar a partir de este año con túnica y caperuz y participar en todas las funciones y cargos de la cofradía aquellas hermanas que lo deseen. Por primera vez en la historia de la Cofradía y en la Semana Santa de Zamora, una mujer accede al cargo de Presidenta, doña Josefina Yugueros Bragado, que había pertenecido anteriormente a las sucesivas directivas de la presidencia de Miguel Ángel Cacho.
2005.- Nuevo Itinerario hacia la Catedral, donde se realiza una estación para el rezo de la Corona Dolorosa con mayor solemnidad.

2012.- Durante este año se celebraron diversos actos y exposiciones para conmemorar el VI Centenario de la fundación de la Cofradía culminando esta celebración con  el 22 de septiembre, con el hermanamiento con la Cofradía de Nuestra Madre de las Angustias del Perdigón (Zamora).

2014.- El 20 de septiembre en la Santa Iglesia Catedral del Salvador de Zamora, El Rvdo. Obispo de la diócesis de Zamora D. Gregorio Martínez Sacristán coronó canónicamente la Imagen de Nuestra Madre de las Angustias.

2015.- Del 16 al 18 de octubre se celebró en la Ciudad de Zamora el Sexto Congreso Nacional de Hermandades y Cofradías de las Agustias bajo la presidencia de honor de SS.MM. Los Reyes de España y en la que participaron más de una treintena de cofradías de distintos puntos del territorio nacional.

_F0D4273